Cultura Institucional

Nuestra institución educativa debe distinguirse porque el personal que le da vida sean personas comprometidas, humanistas, congruentes, unidas, detallistas y competitivas; de ánimo innovador y visionario, que aplican metodologías educativas y tecnologías de vanguardia, y se apoyan en modelos de calidad para alcanzar resultados de excelencia; inmersa en un proceso de superación y crecimiento permanente; Preocupados por el desarrollo y la calidad de vida. Con un estilo especial en sus relaciones interpersonales que permite respirar un ambiente de calidez; Con un espíritu (principios y valores) que nos distingue, y que la lleva a cumplir sin reservas su responsabilidad social; Institución poseedora de un modelo pedagógico que le permite alcanzar a sus alumnos un perfil de egreso de clase mundial.

Misión

“Somos una Institución educativa comprometida con brindar una formación bilingüe integral, ambientalista y asistencial a sus estudiantes en el nivel básico, a través del desarrollo de competencias cimentando valores cívicos y morales basados en estrategias de enseñanza y aprendizaje constructivistas, las cuales se apoyan en recursos didácticos y tecnológicos, creando un ambiente de aprendizaje afectivo, competitivo y armónico mediante una actitud de servicio profesional en constante capacitación y actualización que posibilitan la mejora permanente”

Visión

“Queremos consolidarnos como una excelente Institución Educativa bilingüe, innovadora, multicultural y competitiva a nivel estatal y nacional, reconocida por sus resultados educativos y como un espacio de servicio integral promotor y generador de desarrollo de capacidades intelectuales y físicas del individuo teniendo como egresados, ciudadanos competentes, que destaquen al ser protagonistas de los cambios sociales, con herramientas suficientes para enfrentar el futuro y con una sólida formación en valores humanos”

Porque el respeto en nuestro colegio, representa el imperativo de contribuir al desarrollo integral docente, personal educativo, administrativos, intendencia y mantenimiento debe ser el mismo. Más que nunca, la función esencial de la educación es conferir a todos los seres humanos la libertad de pensamiento, de juicio, de sentimientos y de imaginación que necesitan para que sus talentos alcancen la plenitud y seguir siendo artífices, en la medida de lo posible, de su destino. Delors (1996).
Los maestros deben favorecer en todo proceso de enseñanza y aprendizaje el ejercicio de la autonomía personal desde la libre expresión de ideas, hasta la creación de espacios de confianza que posibiliten la resolución creativa y pacífica de los conflictos de tal modo que los centro educativos sean lugares justos y seguros.
“El manejo de la autodisciplina es una habilidad que le permite a cualquier individuo obtener mucho más con el mismo esfuerzo.” La disciplina impuesta pretende obtener un rendimiento o comportamiento mínimo de las personas, y para ello apela al rigor, mientras que en el Colegio Queen Elizabeth la autodisciplina convierte a un objetivo en una necesidad personal y con ello tratamos de favorecer que los individuos den mucho más de sí mismos con tal de alcanzarla. Aprender la autodisciplina ayuda a nuestros niños a regular su comportamiento y les da la fuerza de voluntad para tomar buenas decisiones y saber determinar por sí mismos qué deben hacer en las diferentes circunstancias de su vida a través de la autonomía personal y el desarrollo del juicio crítico.
Para nosotros, una persona responsable es la que cumple con el deber que se le asignó y permanece fiel al objetivo. Las responsabilidades se llevan a cabo con integridad y con sentido del propósito. El primer paso para poseer la responsabilidad es percatarnos de que todo lo que hagamos, todo compromiso tiene una consecuencia, depende de nosotros mismos, porque nosotros somos quienes decidimos. El segundo paso es lograr de manera estable, que nuestros actos correspondan a nuestras promesas; si prometemos “hacer lo correcto” y no lo hacemos, entonces no tenemos responsabilidad. El tercer paso es educar la responsabilidad e ir corrigiendo lo que no hacemos bien y volver a empezar.
El concepto de solidaridad adquiere un significado ético que designa la convicción de que cada persona debe sentirse responsable de todos los demás como requisito que nos ayuda a vivir mejor unos con otros, en un encuentro necesario y libre, en el que cada cual gracias a la cooperación, el desinterés y la generosidad, ofrece lo mejor de sí para el bien de la comunidad.
Back Top